Harris Tweed, el tejido centenario escocés, la única tela con denominación de origen del mundo

Harris Tweed, el tejido centenario escocés, la única tela con denominación de origen del mundo



La pieza hecha a mano, exclusiva de las islas de las Hébridas Exteriores, es suave y cálida, está disponible en colores vivos y patrones complejos que varían desde la sarga simple hasta el de espina de pescad

Su lejano origen

La similitud entre el paisaje y la tela no es accidental. El Harris Tweed, o Clò Mor ('tela grande') como se llama en gaélico, está intrínsecamente vinculado con la tierra de la que proviene.

Utilizando lana local y tintes naturales, los isleños tejieron la tela para su propio uso durante siglos, pero no fue sino hasta mediados del siglo XIX que el Harris Tweed se convirtió en un textil buscado en otros lugares, gracias a los esfuerzos de comercialización de Lady Dunmore, cuyo difunto esposo era dueño de la Isla de Harris.

Ahora es la única tela en el mundo con denominación de origen protegida y regida por una ley del Parlamento Británico que garantiza que el Harris Tweed debe ser "tejido a mano por los isleños en sus hogares en las Hébridas Exteriores, y hecho de pura lana virgen teñida e hilada en las Hébridas Exteriores".

Hay alrededor de 400 isleños empleados en la industria, que se formalizó por primera vez a comienzos del siglo XX, y participan en todas las etapas del proceso.

Y es que el Harris Tweed es el único tejido a mano comercializado del mundo, pero a diferencia de la mayoría de los textiles comerciales, el proceso comienza con el teñido de lana pura en lugar de hilar la lana.

"Tenemos un color que es difícil de superar, principalmente porque teñimos la lana", explicó Mark Hogarth, director creativo de Harris Tweed Hebrides, actualmente el mayor productor de Harris Tweed.

"Así que incluso antes de llegar a la complejidad del patrón y el proceso de tejido, tenemos un producto base de alta calidad.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado